Luminoterapia

Luminoterapia

– Trastorno afectivo estacional
– Mejora del estado de ánimo
– Tipos de depresión que no surgen de acuerdo con la estación del año
– Desfase horario
– Trastornos del sueño
– Adaptación a un horario laboral nocturno
– Demencia

¡GRATIS CON TODOS NUESTROS TRATAMIENTOS!

¿Qué es la luminoterapia?

La luminoterapia o fototerapia es una forma de tratar el trastorno afectivo estacional y algunas otras enfermedades mediante la exposición a la luz artificial. El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que se produce generalmente en otoño o invierno, con el cambio de estación. La técnica es sencilla: hay que exponerse a la lámpara de fototerapia, que emite una luz brillante similar a la luz natural exterior. Durante la exposición se activan las sustancias químicas del cerebro vinculadas al estado de ánimo y al sueño, y en consecuencia alivia los síntomas del trastorno afectivo estacional.

Principalmente, el fin de la luminoterapia es exponer al cuerpo humano a un espectro de luz que le beneficie y le ayude a sincronizar su reloj biológico con el de su vida cotidiana. Para esto, los pacientes se someten a una luz blanca brillante con variaciones entre 2.000 lux y 10.000 lux, por períodos de 30-45 minutos diarios. Este proceso de luminoterapia se puede repetir durante 2 semanas para alcanzar la sincronización necesaria de los ciclos geofísicos.

¿En qué dolencias es útil?

Además de esta dolencia, hay otras patologías en las que la luminoterapia es muy adecuada. Como explica en su web el doctor Álex Ferré, especialista en trastornos del sueño del Hospital Vall d’Hebron, “si queremos aumentar la efectividad de los antidepresivos o la psicoterapia, evitar la ingesta de estos fármacos durante el embarazo o la lactancia, la fototerapia puede ser una opción útil. Pero, además, los últimos estudios muestran su efectividad en otras patologías como la depresión común, el jet-lag o desfase horario, los trastornos del sueño (en especial las adaptaciones a un horario laboral nocturno) y la demencia, y, en concreto, la enfermedad de Alzheimer“.

Sin embargo, la fototerapia que se utiliza para tratar enfermedades de la piel, como la psoriasis, es diferente del tipo de fototerapia que se utiliza para los trastornos anteriores. La luminoterapia que se prescribe en dermatología utiliza una lámpara que emite luz ultravioleta, un tipo de energía que debe filtrarse en cajas de fototerapia porque puede dañar los ojos y la piel.

Otras aplicaciones médicas

La fototerapia es bien conocida en medicina general. Para corregir el tono icterícico (amarillento) de los recién nacidos es habitual situarlos debajo de una lámpara nada más nacer. La luz solar tiene, además, un efecto antirraquítico: favorece la producción de vitamina D, necesaria para absorber el calcio y el fósforo y fortalecer los huesos. No es necesario tomar el sol en exceso, ya que una pequeña cantidad de vitamina D es suficiente. También tiene un efecto beneficioso sobre la osteoporosis y posee un potente efecto antianémico, al aumentar la síntesis de leucocitos, hematíes y plaquetas de la sangre.

¿Todos estos beneficios se san también en las lámparas utilizadas en fototerapia? “Sí, las lámparas de banda ancha, que son las que se usan en esta terapia, tienen un efecto positivo para algunos procesos inflamatorios y para dolencias que crean un prurito intenso, como la psoriasis, alopecia aerata, algunas infecciones por hongos o vitíligo”, afirma la doctora Concetta D´Alessandro, dermatóloga del Instituto de Dermatología Integral.

Sobre el uso de fotoprotección, esta experta no lo considera necesario pero sí advierte: “estos pacientes se someten durante poco tiempo a terapias específicas que no van a dañar otra parte de la piel. Tiene una longitud de onda totalmente inocua para la piel sana siempre y cuando se use con los estándares establecidos. El paciente tiene que proteger ojos y mucosa, pero no fotoprotector“.

¿Cómo funciona?

Básicamente se trata de la exposición a una luz blanca brillante (espectro total) con una intensidad de 10.000 lux o superior durante 30 minutos al día un periodo mínimo de dos semanas.

La luz es el sincronizador más potente de los ritmos biológicos y es necesaria para el adecuado funcionamiento del sistema circadiano. La luz es captada por la retina transformándose en impulsos nerviosos. Éstos son conducidos al reloj interno (núcleo supraquiasmático), poniéndolo en hora. Desde aquí se transmite la señal a la glándula pineal, donde se regula la liberación nocturna de melatonina siguiendo un ritmo circadiano. Esta hormona, junto con el NSQ, es la encargada de regular los ritmos biológicos de temperatura, sueño-vigilia, y de actividad motora, entre otros”, explica Álex Ferré. Para el ajuste del reloj es necesaria una exposición a luz brillante, al levantarse, de no menos de 30 minutos al día, a la misma hora.

Durante la luminoterapia, la luz captada por la retina es transformada en impulsos nerviosos que van desde el cerebro hasta el núcleo supraquiasmático. Posterior a eso, la glándula pineal está encargada de regular la liberación de la melatonina durante la noche y de acuerdo al ritmo circadiano. La luminoterapia contribuye entonces a regular los ritmos biológicos como la temperatura, el sueño, la vigilia y distintas actividades motoras.

Contraindicaciones

La fototerapia es segura en líneas generales y apenas produce efectos secundarios. Cuando ocurren, los más habituales son fatiga ocular, dolor de cabeza, náuseas, irritabilidad o nerviosismo o euforia e hiperactividad asociadas con trastornos bipolares. Estos efectos suelen remitir por sí solos en pocos días; en caso contrario, el médico dará las pautas para optimizar las sesiones.

En cualquier caso, fototerapia está contraindicada si padeces una enfermedad que hace que tu piel sea especialmente sensible a la luz, por ejemplo lupus eritematoso sistémico, tomas medicamentos que aumentan la sensibilidad a la luz del sol, como ciertos antibióticos, antiinflamatorios o el suplemento a base de hierbas conocido como hierba de San Juan, o padeces una enfermedad ocular que hace que tus ojos sean vulnerables a la luz

¿Cuándo y cómo es más eficaz?

Generalmente, la mayoría de las personas con trastorno afectivo estacional comienzan el tratamiento con fototerapia a principios del otoño, cuando suele empezar a estar nublado en muchas regiones del país. Por lo general, el tratamiento continúa hasta la primavera, cuando la luz exterior ya es suficiente para mantener un buen estado de ánimo y niveles de energía más altos.

Durante las sesiones de fototerapia, es necesario estar cerca de la lámpara, de manera que la luz entre en los ojos de manera indirecta. Si lo hiciéramos directamente, tendríamos un importante daño ocular. En cualquier caso, lo importante es que entre por los ojos, ya que, como indicamos, los ojos convierten la luz en impulsos nerviosos necesarios para controlar nuestros ritmos circadianos.

La fototerapia requiere tiempo y constancia. Conseguir una no es difícil, a partir de 60 euros puedes adquirir una lámpara de fototerapia con todas las garantías. Someterse a la terapia no requiere mayor complejidad y permite continuar con otras ocupaciones. Lo que sí es esencial es no excederse de los 30 minutos recomendados.

Momento, duración e intensidad, tres elementos clave

La eficacia de la fototerapia es óptima cuando se practica en el momento adecuado, con la intensidad correcta y con una duración mínima.

La intensidad de la lámpara para el trastorno afectivo estacional es una lámpara de 10.000 lux a una distancia de unos 40 a 60 centímetros de la cara.

Respecto a la duración, con una lámpara de 10.000 lux, la fototerapia habitualmente implica sesiones diarias de unos 20 a 30 minutos. Pero con una lámpara de menor intensidad, por ejemplo una de 2.500 lux, serán necesarias sesiones más prolongadas. Por último, para la mayoría de las personas, la fototerapia es más efectiva cuando se realiza por la mañana temprano, el momento de activar la energía para todo el día. El médico podrá ayudarnos a establecer qué cronograma de fototerapia se adapta mejor a cada caso.

Resultados comprobados de la luminoterapia

Se ha evidenciado que la luminoterapia puede ser efectiva para tratar los problemas para dormir. Por su parte, los fármacos al tener una gran historia combatiendo los síntomas de insomnio  han arrojado ciertos efectos adversos al cuerpo humano. Es importante recordar que cualquier tratamiento para el insomnio debe ser correctamente acompañado por un profesional y respaldado por tu lugar para dormir. Por esta razón, debes contar con un colchón y almohadas que sean amigables con tu descanso diario.

Estamos a tu disposición en caso de que necesites cualquier tipo de ayuda para saber cuál es el colchón o la almohada que te beneficia en tu proceso de luminoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: EL RINCÓN DEL HOMBRE.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Lucushost que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia en nuestra web.Puedes informarte más sobre qué cookies estamos utilizando o desactivarlas.    Más información
Privacidad

×